Tras el terremoto

2673
La Hermandad de Labradores rememora así el momento más trágico de la historia reciente de la ciudad, del que se cumplen seis años

Recuerdo terremotos 2017

Las campanas de la iglesia de San Francisco, sede religiosa de la Hermandad de Labradores, Paso Azul, recordarán mañana jueves 11 de mayo a las víctimas de los fatídicos terremotos que hace seis años asolaron Lorca.

El acto tendrá lugar a las 18:47, la misma hora en la que el segundo terremoto golpeó la Ciudad del Sol. Siendo uno de los pocos actos que se llevarán a cabo en nuestra ciudad, el Paso Azul quiere de esta forma recordar a los fallecidos en la catástrofe, que a buen seguro estarán al amparo de la Stma. Virgen de los Dolores, así como destacar la fortaleza de los lorquinos que han sido capaces de superar esta tragedia y luchar por la reconstrucción de su ciudad.

En la tarde del pasado 29 de mayo de 2015 la Hermandad de Labradores escribió una nueva página en el libro de su grandiosa historia. Tras varios años de intenso trabajo y dedicación, el antiguo convento de San Francisco resurgía para convertirse en el Museo Azul de la Semana Santa. Se trata del espacio expositivo más amplio de la Región de Murcia, con una exquisita musealización, y en un entorno incomparable en la ciudad de Lorca, donde  las joyas del Paso Azul serán visitables y admiradas por todo el mundo.

Entre sus paredes se encuentran los primeros textiles declarados Bien de Interés Cultural en España, el primer manto bordado íntegramente en sedas para una Virgen, la mayor colección de bordados artísticos candidatos oficiales a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO o unos relojes de sol únicos en el mundo dibujados en sus paredes por los franciscanos.

16

El MASS se convierte así en un referente museográfico para toda España gracias al trabajo del Presidente de la Hermandad de Labradores, D. José Antonio Ruiz, del Presidente de la Fundación Paso Azul, D. Andrés Espinosa, de la Junta Directiva del Paso Azul y en definitiva de todos los azules que de una forma u otra han participado en su puesta en funcionamiento.

FOTOGRAFÍAS: Memen Martínez.

DSC_0017

El 25 de Febrero de 2015 se produce un hecho histórico: La vuelta del chapitel de la torre/campanario de San Francisco. La restauración y reubicación del orbe y la veleta a la torre de San Francisco supone la vuelta de un símbolo no solo para los azules, sino para la ciudad de Lorca. Un importante número de personas se agruparon en torno a la Iglesia de San Francisco para ser testigos de la reposición del chapitel. Tras colocar la base donde se situaría el chapitel, llegó el turno del orbe y la veleta que tras ser fijados, los presentes aplaudieron al unísono al ser conscientes de que San Francisco vuelve a recuperar su seña de identidad y que el Paso Azul sigue recuperando su patrimonio. A continuación, os dejamos una galería de imágenes que describen como fue el proceso de reubicación del chapitel sobre la la torre de San Francisco.

1390

Daños que sufrió el Conjunto Monumental de San Francisco tras los terremotos del 11 de Mayo de 2011.

“Catástrofe en San Francisco. La Virgen de los Dolores a salvo” Así la página web del Paso Azul titulaba la noticia el mismo día de los seísmos para tener informado a todo el pueblo azul:

El segundo de los terremotos que el pasado día 11 de Mayo sacudió Lorca, ha causado gravísimos daños en la Iglesia de San Francisco. Se ha derrumbado parte de la cúpula y la torre está en ruinas, aunque según los últimos informes técnicos puede ser posible su restauración. LA VIRGEN DE LOS DOLORES, EL CRISTO YACENTE Y EL MISTERIO DE LA CORONACIÓN DE ESPINAS SE ENCUENTRAN A SALVO .

Acto seguido se decretó luto oficial en la Hermandad con lo que se quedaban anulados todos los actos del Paso y su Fundación, así como el concurso fotográfico, el ciclo de cine y el aplazamiento de las elecciones a presidente de la Hermandad. 

Desde el día 26 de mayo, se habilitó una sala en el Museo, que sufrió escasos daños, para que el pueblo azul y los lorquinos pudieran ir a ver a la Virgen de los Dolores y al Cristo Yacente, a sus pies, tras los duros y amargos días posteriores al terremoto.

El Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas fue trasladado a la Nave del Paso, y más tarde al Museo del Paso Azul para que fuera posible su visita.  

 

 

Campanario y fachada de la Iglesia de San Francisco 

La fachada , y en especial la torre franciscana sufrieron graves daños, en un principio, la torre había sido declarada en ruina.

En los días posteriores, los técnicos se centraron en cuestionar la posibilidad de de salvar la torre ya que parecía posible su colapso, con el peligro que ello suponía para las personas y el entorno que la rodea.

screenshot-pasoazulblog.com 2015-08-14 12-23-34

La actuación que se llevó a cabo fue complicada, se barajó la posibilidad de demoler sus dos cuerpos superiores, pero en el intento de no actuar de forma definitiva, subieron al campanario y observaron que estaba atada por vigas de madera de gran escuadría  en buen estado, que conseguían mantener la estabilidad de la torre y del chapitel existente sobre ella. Visto esto, se inició la tarea de zunchar la torre a base  de atirantamientos metálicos y por otra parte restituir la clave  del hueco del campanario que da a la calle corredera, de la misma manera, apuntalar el  que mira hacia la Plaza Colón .

Se recuperaron también la veleta y el orbe de la Iglesia que se desprendieron de la estructura.Fueron momentos de máxima tensión , siendo una de las operaciones mas peligrosas, ya que al extraerla, podría provocar nuevos daños a la torre.

Después de esto se procedió a andamiar la torre del campanario para su posterior restauración.

Más imágenes del exterior e interior del campanario:

screenshot-pasoazulblog.com 2015-08-14 12-25-16

La fachada exterior de la Iglesia también albergaba desperfectos: visibles fisuras y desplazamiento en alguno de sus sillares:

Iglesia de San Francisco

Fue una de las Iglesias más afectadas. Tras los fatídicos terremotos, la Iglesia de San Francisco y todo el conjunto monumental que la rodea, quedó gravemente dañado, en especial, elementos muy significativos de éste, como la cúpula y torre de la Iglesia y zonas del antiguo hospital del San Juan de Dios.

capture-20140122-221129

 Tras los temblores se pudieron captar dos imágenes en las que se observa como 2 de las tallas situadas en la parte superior del retablo del altar mayor no se salvaron de las sacudidas, también podemos observar la caída de cascotes al suelo.

image13gt

Se erigieron sistemas de andamios sobre los arcos del crucero que actuaron de puntales, para asegurar la estabilidad del templo, y para comprobar si se encontraban en buen estado.

 Andamios en uno de los arcos del crucero.

 Estructura de andamios en el crucero

En el interior de la Iglesia, las pilastras habían resultado dañadas, la cúpula y otros elementos estructurales habían sufrido desprendimientos y colapsos parciales,  los cuales dañaron los retablos barrocos y otros elementos de gran valor.

La nave central, las capillas laterales y la fachada también estaban especialmente deterioradas y durante un periodo de tiempo se estuvo comprobando, día a día, que la Iglesia estuviese estructuralmente estabilizada y no sufriese desplazamientos de ningún tipo.

Este control se llevó a cabo a base de mediciones realizadas por los técnicos especializados con el fin de estudiar si se daban desplazamientos diferenciales como estaba sucediendo en otros templos de la ciudad. Se encargaron también estudios geotécnicos para conocer el estado del suelo, haciéndose comprobaciones de todo tipo.

 En esta foto podemos observar los daños sufridos en las pilastras de las capillas laterales

 De la misma manera, se hallaron pinturas en algunos muros de las capillas laterales

 Muro de fondo del coro

 Desprendimiento de parte del marco de los vanos que se encuentran en los muros laterales del altar mayor

 Como podemos ver en esta imagen la nave central también sufrió graves desperfectos

Retablos:

Los terremotos del pasado 11 de mayo y las constantes réplicas han producido numerosos daños y de grave importancia en prácticamente todos los bienes del interior de San Francisco. Los retablos sufrieron pérdidas de soportes, policromías y desplazamientos de su ubicación natural.

El Retablo Mayor de 1694, obra de Ginés López, mostraba un estado que los expertos calificaron como «deficiente». Sufriendo un desprendimiento del emplazamiento original en algunas zonas determinantes para la sujeción de los cuerpos. El desprendimiento de la cúpula derivó en la pérdida de soporte tanto a nivel de talla como de capa pictórica y dorados, sobre todo, en los capiteles de columnas en su parte izquierda superior.

Las principales alteraciones de soporte, se calificaron de «graves», ya que se originó como consecuencia del brusco movimiento en forma de sacudida al que ha sido sometido por dos veces muy seguidas en el tiempo y que al seguir un movimiento contrario al de la situación y colocación de la disposición natural de las maderas derivó en consecuencia, en la aparición de graves fisuras que en un principio, afectaron a  la integridad del soporte.

Retablo de la Stma. Virgen de los Dolores: Esta pieza fue una de las más dañadas por los terremotos.

Mostraba importantes partes desplazadas de su ubicación actual por la situación física en la que está dentro del templo, una de las zonas más afectadas. Además de un importante desplazamiento en su estructura interna, perdió por completo el remate y numerosas pequeñas piezas talladas, doradas y policromadas que formaban parte del conjunto, sobre todo en el columnario y en la parte superior, ya que parte de los mayores desprendimientos de la techumbre arquitectónica impactaron sobre el retablo.

De la misma manera, destaca el importante desplazamiento sufrido en las juntas de unión hacia el muro que sujeta el soporte de la obra. Éste sufrió una desubicación que alcanzó entre  ocho o diez centímetros del estado original, lo que hace pensar que el revestimiento y sujeción en la parte anterior del retablo sufrió de forma considerablemente.

Los retablos de la Santa Vera Cruz y Sangre de Cristo y de San Antonio presentaban un estado de conservación, grave . Se observaron separaciones de ensambles de diversas características en toda la arquitectura de ambas piezas. Además, eran visibles las numerosas grietas y fisuras, además de desplomes y vencimientos.

Entre las alteraciones que presentaban se observó la aparición de cuarteados y defectos de adhesión y pérdida de los estratos de policromía más superficiales.

El retablo de la Virgen de la Concepción (este último conocido popularmente como de la Virgen de la Pera) también sufrieron importantes desperfectos. Abundante decoración , hojarasca y cabezas de angelotes, fueron victimas del grave impacto de la caída de cascotes de la techumbre, lo que ha llevado a que se desprendan de su lugar original y se encuentren muy deteriorados.

Casa del Paso en la Cuesta de San Francisco y locales de ensayo de bandas: 

También se vio dañada la casa del Paso que se encuentra en la Cuesta de San Francisco, produciéndose en ella diversas grietas y fisuras. De la misma manera se procedió a la retirada de pertenencias de la Hermandad a la nave propiedad de la misma. 

El local de ensayo, situado en la esquina con la Plaza de Colón fue derribado en los días posteriores debido al estado ruinoso que presentaba.

DSC_2129Estado ruinoso del antiguo local de ensayo tras los terremotos

“Carrerón” de San Francisco:

El carrerón y el claustro del antiguo hospital, también se encontraban en muy mal estado, con la descomposición de sus bóvedas y parte de los forjados de los andenes que lo recorren. Estos sufrieron derrumbamientos y colapsos a causa de los desprendimientos de algunas zonas de la cubierta del claustro. 

En los primeros momentos se encontraba en muy mal estado por lo que se apuntaló por completo especialmente en los arcos sobre los que recaía el peso del forjado, también se produjo  el descolgamiento de una de las lamparas pudiéndose ver un gran agujero que comunica con la planta primera del Hospital. 

Agujero que se comunica con la primera planta del hospital y fisura del arco

Debido a la caída de varias capas de yeso, se pudo observar la antigua decoración de este “Carrerón”

El antiguo convento quedó gravemente dañado, sumándole la anterior situación del hospital que se encontraba bastante deteriorado por el paso de los años, hay que añadir las graves consecuencias que ha tenido tras los terremotos. Tejado, suelo y paredes se han desplomado como se puede observar el las imágenes: Debido a la caída de varias capas de yeso, se pudo observar la antigua decoración de este “Carrerón”

 Fisura en el muro que se encuentra en las escaleras que suben a la primera planta del antiguo hospital

Ese mismo día jóvenes azules se encontraban en el patio ultimando los preparativos para la procesión del papel. Semanas de trabajo e ilusión se quedaron reducidas a escombro. 

 

Desprendimientos del tejado del claustro

DSC_2898

Desprendimientos sobre la carpa bajo la que se situaban los jóvenes que trabajaban en la procesión de papel

Estructura de andamios erigida en el crucero
Posteriormente se iniciaría la restauración de este Conjunto Monumental que se desglosaría en varias fases.
Texto: Juan Bautista Mateos y Javi Martínez. Documentación: Archivo Paso Azul.

Las campanas de San Francisco volvieron a sonar ayer a las 18:47, la misma hora en el que el segundo terremoto del 11 de mayo de 2011 asoló la ciudad de Lorca.

Aquella torre que se nos antojaba insalvable volvía a vibrar en el II aniversario de los fatídicos terremotos para rendir homenaje a los 9 fallecidos. Se trata del único acto que ayer se celebró en honor a las victimas.

Noticia en LaVerdad.es

Las cámaras de Informativos Telecinco inmortalizaron el momento. (A 17 minutos del final del informativo)

“Aún antes de la historia, esta tierra estaba cuando príncipes griegos y troyanos fundaron una legendaria ciudad gobernada por el Sol. Y fue Argárica y Visigoda Reino de Taifa, Judía y Cristiana, Renacentista y Barroca, encrucijada de culturas, tierra fronteriza.

Y esta tierra milenaria de suelo grato, fue cuna de valerosos guerreros ,que durante siglos, espada contra malvados, el Reino fue segura llave (“Lorca solum gratum, castrum super astra locatum, ensis minans pravis, regni tuttisima clavis”)

Altar mayor de San Francisco (AML. Pedro Menchón, h. 1925)

Y la llamaron Eliocroca, Ilorci, Lurça, Lorca.

Y en una Lorca ya en paz, tras la caída del último bastión musulmán; sobre las antiguas piedras de sus casas solariegas, labraron sus caballeros los escudos y blasones de tan esclarecidos linajes

Y en aquellos tiempos; en pleno Renacimiento, a extramuros de la ciudad, en las antiguas Puertas de Nogalte , sobre frondoso huerto, la Iglesia de San Francisco.

Y desde entonces San Francisco fue San Francisco; y entre sus patinadas piedras ennegrecidas por el paso de los tiempos y fragantes por el incienso de los cultos, la orden seráfica que los recogía sembró entre la población un indescriptible sentir mariano.

Y Salves y Serenatas; y ofrendas y cultos litúrgicas; y pasión y amor se desbordaron. Y las buenas obras de sus frailes; y la generosidad de sus gentes y los mejores artistas moldearon San Francisco. Y madera y oro, y gubia y ángeles tallaron los mejores retablos del Barroco Murciano, que exultantes, guardaban en capillas y hornacinas, la fe de un pueblo que se expresa a gritos con silencio.

Y todo ello fue así durante más de cuatro centurias entre las que los gruesos muros del templo soportaron erguidos epidemias, guerras y catástrofes naturales”

IMG_7425

Un día más que avanza en el calendario, es 11 de Mayo de 2011, La Hermandad de Labradores hace balance sobre la Semana Santa del presente año y comienza a preparar la de 2012.

Todo transcurría con normalidad, cuando a las 17:05 h se dejó sentir con virulencia un seísmo moderado de 4,5 º en la escala Richter, con Intensidad VI en la escala de Mercali, alarmando a los lorquinos que se echaron a la calle .

A los pocos minutos ,varios azules se agolparon en las inmediaciones de la Iglesia para comprobar que todo seguía en orden y que las imágenes no habían sufrido ningún daño.

Cuando se encontraban en el templo, a  las 18:47 un ruido ensordecedor  seguido de un auténtico zarandeo hizo que los cimientos del templo franciscano se tambaleasen como nunca antes lo habían hecho, resquebrajándose muros , unos muros impregnados de pasión y amor, observadores a lo largo de los años de los “Vivas” y del fervor hacia la Madre. Las pilastras que sostenían la ilusión y el empeño de los azules ahora se agitaban sin clemencia, y los que allí se encontraban pudieron contemplar, como parte de la cúpula se derrumbaba arrastrando consigo los recuerdos de Salves y Serenatas.

wpid-la_foto_3

Y en ese mismo momento un puñal atravesó el corazón de los azules, angustiados por el estado de nuestra Iglesia, y por cómo se encontraban las imágenes que tanto amor y pasión suscitan en nuestro interior.

Los primeros instantes eran un mar de cascotes y polvo, los allí presentes, aún aturdidos por lo acontecido, no dudaron ni un solo instante, en volver a entrar y rescatar a Nuestra Madre, que se encontraba en su hornacina con el rostro afligido, como si fuese cómplice de lo ocurrido. Abandonando su Retablo, y llevada a prisa al exterior cruzando el arco franciscano, pero esta vez sin rosas, sin vivas, sin lágrimas…

De la misma manera otro grupo de azules rescataron del interior del templo al Stmo. Cristo de la Buena Muerte (Cristo Yacente) liderados por  Vicente Sánchez del Rey, Hermano mayor de la comisión a la que pertenece dicha talla.

Al salir del templo y tras poner en un lugar seguro a las sagradas imágenes, pudieron visualizar los efectos que el terremoto había provocado en el exterior del templo barroco.

2011_5_12_AxrR877FwPexKTFQQxPXB4

Aquella torre que desde cualquier punto de Lorca se podía identificar, cuyas campanas volteaban reuniendo a los azules para felicitar a su Madre, aquella torre que se mantuvo incólume durante siglos, ahora se encontraba rota de dolor al ver que la Madre abandona el templo entre cascotes y polvo.

 _efe_813c9144

 “Y San Francisco dejó de ser San Francisco; y se apagó la luz y el fulgor de sus retablos; con capillas y hornacinas ya vacías, su torre triste desde entonces mira al suelo y te busca”

Y su reloj que tantas noches ha mantenido en vilo a los corazones azules, ahora hecho añicos, se había parado a las 18:47 , un tal 11 de Mayo.

 

” Y nuestra Semana Santa; que es caballo y cuadriga; que es bordada en seda y oro; que es sacrificio y esfuerzo; que es fervor mariano y pasión por nuestra Madre, quedó huérfana de San Francisco”

Con la llegada de la  oscura y solitaria noche sobre el templo barroco, llegó la incertidumbre de los azules, sobre si nuestra Iglesia aún se mantendría en pie cuando saliese el sol.

P1190174Llegó el  12 de mayo y la luz comenzaba a iluminar la veleta inclinada de la torre, poco a poco el campanario se hizo visible, mientras el sol bañaba las grietas de dolor en forma de piedra; finalmente se hizo visible la totalidad del templo en el cual se colaban algunos rayos luminosos a través de las heridas abiertas el día anterior.

No mucho más tarde, un gran número de azules se encontraba junto a la puerta de la Iglesia, con el fin de entrar y rescatar todo aquello que se pudiese salvar tras la caída de cascotes.

Al fin se abrieron las puertas, haciendose evidente el mal estado del templo;  lejos de la cobardía y el abatimiento, los allí presentes entraron con un arrojo memorable,  sacando todos los elementos posibles, con un silencio sepulcral para evitar vibraciones que pudiesen ocasionar la caída de nuevos cascotes.

Juan Bautista Mateos Alcolea

ÚLTIMAS ENTRADAS