Etiquetas Mensajes etiquetados con "Virgen de los Dolores"

Virgen de los Dolores

5053
Santísima Virgen de los Dolores.

IMG_5027-2-2

La Virgen de los Dolores ideada por el maestro José Capuz para el Paso Azul se encuentra arrodillada sobre una piedra del Calvario, de ahí su pequeño tamaño. Desconsolada al pie de la Cruz tras la muerte de Cristo, –concretamente entre el sexto y el séptimo dolor, es decir: esperando el entierro de su hijo mientras lo contempla yacente frente a ella– muestra una mirada serena, con un dolor contenido «sin llanto pero con congoja, que es la única dignidad del dolor», en palabras de José María Castillo Navarro.

Es una obra de talla completa a diferencia de la imagen desaparecida durante la Guerra Civil. La Virgen lleva un traje en tonalidades marrones, cubre su cabeza con una cofia, que se puede ver bajo la puntilla del manto, y calza sandalias al estilo de la Judea del siglo I, lo que demuestra la exhaustividad del autor a la hora de documentarse para el trabajo. Su rostro es sereno, de un dolor idealizado y espiritual, y presenta unas suaves facciones, con nariz recta, labios finos y tersas mejillas. Lleva las manos encogidas sobre el pecho, que está atravesado por una espada de dolor, cumpliéndose así la profecía del anciano Simeón formulada en la presentación del Niño en el templo: el primer dolor de la Virgen. «Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción —¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!— a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones».

Rompe la tradición murciana de las Dolorosas salzillezcas que miran al cielo, modelo seguido por escultores como José Sánchez Lozano, siendo una imagen única, que mira a sus hijos azules con infinita ternura.

_MG_1993-2 copia-2


Evolución de los tronos.

IMG_5028-2Tras la llegada de la obra de Capuz, en 1943 se estrena un nuevo trono de madera tallada y dorada, de sencilla decoración y realizado en Murcia, que se conformaba a la manera del trono anterior a la Guerra Civil, es decir, con los faldones que hiciera Cayuela, delante una cruz con el sudario, llevando en el frente el paño del Ángel Velado y en los laterales los de la Magdalena y San Juan. Incorporaba seis varales para el palio y, delante de la imagen, los candelabros. Este trono, de estética neobarroca, fue adaptado posteriormente para la imagen de María Magdalena que realizara el tallista valenciano Vicente Benedito en 1949.

IMG_5031-2En un proyecto de mayor ambición, en 1949 se hizo el trono de ángeles, llamado así por llevar talladas en madera en los lados ocho de estas figuras, de considerable tamaño. Fue realizado por Vicente Benedito, y se componía de una amplia estructura de madera que servía de base a un cuerpo de menor tamaño sobre el que iba la imagen. Se cree que el propio Capuz inspiró partes del diseño, pues durante el proceso de negociación para la realización de la imagen de la dolorosa, la directiva azul le pidió que bocetase un trono. Años más tarde, cuando se realizó el encargo a Benedito, hay constancia de que se le entregó un ‘croquis’ CCI11032017-2por parte de la Hermandad de Labradores. Además, los susodichos ángeles guardan gran parecido con los presentes en los tronos diseñados por José Capuz para el Yacente de Cartagena y para el Catafalco del Santo Sepulcro de Málaga.

Este mismo trono se reformó de manera profunda en 1969 por parte del afamado Francisco Palma Burgos, afincado en Úbeda y de gran fama en el panorama cofrade de la provincia de Málaga Se ampliaron en gran medida los elementos decorativos, se le dio la vuelta a la plataforma y se modificó la Segunda modificaciónestructura del palio.

Más tarde, durante la década de los 70 y a instancias de Castillo Navarro, a este mismo trono se le elimina la plataforma. Además, se realiza un nuevo palio en un taller de Lucena, esta vez de 10 varales y se sustituyen los candelabros por unos «de Cola», también manufacturados en la localidad cordobesa.

En 1981 se estrenaría otro labrado en bronce y dorado, (aunque se mantendrían los varales del palio y los candelabros del anterior). Una obra de gran clasicismo realizada por el orfebre sevillano Fernando Marmolejo Camargo, considerado como el mejor escultor hispalense del siglo XX y que más tarde se encargaría de confeccionar la corona y el puñal usados durante la Coronación Canónica de Nuestra Madre.

El actual, de andas, es del orfebre sevillano Juan Borrero y fue estrenado en la Semana Santa de 2007.

CCI11032017_0005-2

Pincha en las imágenes para ampliarlas
Trono actual.

Tanto el boceto como el trono fueron realizados por el orfebre sevillano Juan Borrero, que ya había trabajado para la cofradía realizando la corona y las potencias del Cristo de la Coronación y los elementos en plata del
2016-2 copiatrono del Cristo Yacente, siendo necesarios dos años de trabajo y más de 250 Kg. de plata de primera ley para completar esta magnífica obra.
Se trata de una canastilla profusamente labrada, calada con un dibujo barroco realizado a mano. La componen diversos motivos florales y vegetales, fuentes, vellocinos, capillas, pequeñas columnas con sus capiteles, y escenas de la vida de la Virgen y el Redentor.

medallón trono virgenEn este caso se escogieron los momentos amables de la vida de María –Santa Ana enseñando a leer a la Virgen, la Visitación, la Anunciación…– más que los propios relacionados con la pasión de Su Hijo. En los contrafuertes aparecen alegorías de las letanías de la Virgen, y en la parte principal de la canastilla figura la escena de la profecía de Simeón mencionada anteriormente. Este es el primero de los siete dolores de la Virgen, por eso dos ángeles de marfil que sostienen una espada presiden la escena.

DSC_0123-2

Los basamentos de los diez  varales están formados por capillas con tallas del colegio apostólico, San Francisco y San Isidro Labrador, en alusión al carácter labrador de nuestra Hermandad. La peana en la que se sitúa Nuestra Madre está ricamente labrada con querubines y ángeles llorones en los ángulos, y los emblemas de nuestra Hermandad. Por otro lado, los candelabros, configurados a modo de copas de los que salen ramas bellamente cinceladas, están coronados por siete tulipas isabelinas realizadas en la Real Fábrica de Cristal de la Granja y albergan velones de cera que aportan una luz tenue. Cabe destacar que las tulipas tienen el mismo diseño que las presentes en el trono anterior a la Guerra Civil, pues aún se conservaban algunas y se pudo reproducir el diseño.

IMG_5459 copia-2

En cuanto a bordados, en el trono destacan los paños de San Juan y la Magadalena de Cayuela dispuestos en los laterales, el palio con las estaciones del Vía Crucis diseñado por Emiliano Rojo, un cojín realizado en terciopelo granate bordado con motivos en oro y pequeños detalles de seda y un paño bordado como frontal en el que figuran el anagrama de María y distintos motivos vegetales, ambos dirigidos por Joaquín Gimeno Mouliaá.

El adorno floral durante los actos de Septena se compone de orquídeas, mientras que durante Semana Santa está compuesto de rosas de delicado color rosa.

Portapasos.

17192034_1294952517238384_2367959199696102564_oLa imagen es portada a hombros por 92 mayordomos portapasos ataviados con túnicas en las tonalidades del azul del manto de Cayuela y con el cíngulo franciscano (3 nudos), que a ritmo sereno y constante mecen con extrema ternura a la Stma. Virgen de los Dolores en su desfile por la carrera.

Para financiar la compra del trono, los mayordomos azules que así lo desearon efectuaron donaciones, adquiriendo de esta manera orden de preferencia para desfilar en el mismo.

Se realizan todos los años numerosos ensayos en los que los portapasos se preparan para las procesiones de Viernes de Dolores y Viernes Santo. Cada uno de ellos soporta aproximadamente 18 kilogramos sobre uno de sus hombros, sin cambiar este durante todo el recorrido y sin relevo de portapasos. Unos 1700 kilos pesa el trono de la Stma. Virgen de los Dolores en sus salidas procesionales, cuyo recorrido ronda los 1.600 metros el Viernes de Dolores y los 2.500 el Viernes Santo.

El 30 de marzo de 2007 salió a las calles de Lorca por primera vez la Virgen de los Dolores de Capuz acompañada de sus portapasos un Viernes de Dolores.  Desde entonces, ellos son los encargados de lucir de manera espectacular a la titular del Paso Azul.

A diferencia de los otros dos tronos, el de la Virgen no cuenta con Hermano Mayor, estando el capataz del mismo bajo la autoridad del presidente. Desde el año del estreno, Fernando de San Mateo Navarro ha sido el encargado de desempeñar esta función de forma magistral.

Acompañamiento musical.

La Agrupación Musical Mater Dolorosa es la encargada de acompañar a la Stma. Virgen de los Dolores durante sus salidas procesionales. Ataviados con trajes militares de gala de la época de Alfonso XIII, se encargan de marcar el ritmo a los portapasos y de crear un ambiente de amor y recogimiento al son de su música, que anuncia la llegada de la Madre Azul.

Entre las composiciones musicales que interpretan en procesión destaca la adaptación del Himno de la Stma. Virgen de los Dolores, compuesto a mediados del siglo pasado y que constituye una de las señas de identidad tanto de la Hermandad de Labradores en sí como de todos los actos relacionados con la titular de la cofradía.


Texto: Antonio Mariano Hernández; Miriam Lorente; Daniel Navarro; Adrián Páez. Documentación: Archivo Paso Azul; Revista AZUL; GuiAzul; La Verdad; Perspectivas de la Semana Santa de Lorca; Apuntes Azules: Una visión diferente del Paso Azul; Apuntes para una historia del Paso Azul. Fotografías: Archivo Paso Azul, Fco. Javier Martínez García, Alejo Molina.

dbd5af75-8365-4f84-9d63-7103ec8eebb8

5442
                                                        Antecedentes.

Al surgir como adyutriz (colaboradora) de la archicofradía de la Vera Cruz y Sangre de Cristo, la primitiva Hermandad de Labradores nacería para, entre otras tareas, promover el culto a la Virgen de los Dolores. Se conoce que, al menos desde finales del s. XVII, existía una imagen de la citada advocación, ya que, al realizar los retablos de la Vera Cruz y Sangre de Cristo y el que originalmente se dedica a la Virgen de las Angustias (perteneciente en la actualidad a la Virgen de los Dolores), en este último se colocó una imagen de «María Santísima de los Dolores». Es en este retablo en el que encontramos el emblema de la antigua Hermandad de Labradores: el corazón atravesado por siete puñales en alusión a los Siete Dolores de la Virgen.

Dolorosa de Manuel Martínez
Dolorosa de Manuel Martínez

En 1806 se realiza una nueva talla, obra del lorquino Manuel Martínez. Esta imagen era de vestir, es decir, se componía únicamente de cara y manos, unidos por una estructura llamada devanadera. Es la que aparece retratada por Francisco Cayuela en el estandarte del Reflejo, y a la que se destinaron obras como el manto negro de mediados del s. XIX o el manto azul. La Virgen, de gran expresividad, miraba hacia abajo con gesto de dolor y era de mayor tamaño que la actual.

                               El origen, 1941

Tras la desaparición en agosto de 1936 de la imagen de Manuel Martínez se llevaron a cabo muchos intentos de búsqueda, alimentados por la esperanza de encontrar la talla que sugería la historia de Juan Chuecos, el entonces sacristán de la iglesia. Se creía que podría haber salvado a la Virgen de la quema y destrucción que sufrió una gran parte del patrimonio artístico lorquino durante el caos de los primeros meses de la contienda fratricida. La leyenda decía que el susodicho Juan Chuecos había guardado la imagen en una caja (cara y manos) y la había escondido en algún lugar del templo. Al morir, se dice que repetía constantemente: «a la Dolorosa no le pasará nada. Los que la guardan nunca dirán dónde se encuentra. Ellos guardarán el secreto».

Una de las primeras imágenes de la obra de Capuz
Una de las primeras imágenes de la obra de Capuz

Dada por perdida la Virgen, la Junta Directiva encabezada por D. Marcos Cayuela decide no volver a salir en procesión hasta que una nueva imagen presida la Hermandad. Mediante suscripción popular para que todos los azules pudieran colaborar en la causa, se consigue recoger una cierta cantidad de dinero, lo que permitía realizar el encargo a un escultor “de reconocida solvencia artística”, según relata D. Joaquín Gimeno Castellar.

Tras contemplar las distintas opciones que se plantearon, se contacta en un primer momento con el afamado escultor D. Mariano Benlliure. Debido a otros proyectos y a su avanzada edad, rechaza la oferta, poniendo en contacto a la Hermandad con otro artista: D. José Capuz Mamano. Tras analizar la trayectoria de Capuz, finalmente se decide encargarle la imagen. Desde el primer momento el escultor explicó que realizaría una imagen de talla completa, ya que no esculpía imágenes de vestir. No obstante, se pidió que la nueva Virgen pudiera portar el ajuar del que se disponía, así, a pesar de ser de talla completa, tiene los brazos articulados para poderla vestir.

Contrato Capuz
Contrato entre Capuz y el Paso Azul (pincha en la imagen para ampliarla)
José Capuz Mamano.
Capuz trabajando en su taller
Capuz trabajando en su taller

La preciosa imagen de la Stma. Virgen de los Dolores fue esculpida por el valenciano José Capuz Mamano.

De formación clásica,  poco a poco fue puliendo su técnica hasta encontrar el camino que le permitiría alcanzar la fama a nivel nacional e internacional. Su escultura se caracteriza por la falta de adornos y ornamentaciones, centrándose en la luz y el volumen, que según él conforman el verdadero espíritu de la escultura.

Entre sus obras confesionales más famosas podemos encontrar la ‘Virgen de la Asunción’, realizada para Elche, donde es la patrona y protagoniza el Misteri; un ‘Jesús Nazareno’ para la cofradía Marraja de Cartagena, donde es la imagen titular; y un ‘Cristo Crucificado’ para la Escuela Superior del Ejército de Madrid.

Juan Borrero, maestro de la plata.

Juan Borrero Campos fue quien ideó el actual trono de la Stma. Virgen de los Dolores. Nacido en Sevilla en 1940, es un afamado orfebre de la capital hispalense. Aprendió su oficio en la escuela de orfebrería del Colegio Reina Victoria, empezando a trabajar con solo 14 años de edad. En el año 1975, junto con Francisco Fernández, abre taller propio con el nombre de Orfebrería Triana. Juan Borrero pertenece, además, a la célebre dinastía de capataces sevillanos de los Borrero.

Entre su extensa producción se incluyen pasos procesionales, altares y coronas y potencias para imágenes religiosas; además de toda una variedad de elementos cofrades tales como varales, ciriales, llamadores, faroles, custodias o faroles de pasos procesionales. Merecen una mención especial algunas piezas de importantísimo valor como: el Sagrario de la Basílica del Gran Poder de Sevilla; la carreta del simpecado de la Hermandad del Rocío de la Macarena; y las tres coronas de oro que sirvieron para las coronaciones canónicas de la Esperanza de Triana, la Estrella y la Virgen de la O.

Iconografía.
Virgen de los Dolores, Murillo
Virgen de los Dolores, Murillo

La iconografía de la Virgen de los Dolores o Dolorosa no figura en los evangelios, es una creación que surge al final de la Edad Media, representándose un episodio siempre posterior a la muerte de Cristo, ya sea con su Hijo en la cruz, después del Descendimiento o con el dolor que sufre una madre en la soledad.

Invocada en latín como Maria Virgo Perdolens o Mater Dolorosa, es una de los numerosas variaciones a través de las que la Iglesia Católica venera a la Virgen María. La advocación (Dolores) destaca el sentimiento de dolor de la madre ante el sufrimiento de su hijo. En este sentido, los «siete dolores» hacen referencia a los siete episodios de la vida de Jesucristo relatados por los evangelios que hicieron sufrir a María, quien acompañaba a su hijo en su misión de Redentor.


Texto: Antonio Mariano Hernández; Miriam Lorente; Daniel Navarro; Adrián Páez. Documentación: Archivo Paso Azul; Revista AZUL; GuiAzul; Museo del Prado; Perspectivas de la Semana Santa de Lorca; Apuntes Azules: Una visión diferente del Paso Azul; Apuntes para una historia del Paso Azul. Fotografías: Archivo Paso Azul.

dbd5af75-8365-4f84-9d63-7103ec8eebb8

Los Jóvenes Azules ponen en marcha el IV Concurso de Fotografía #AnuncioAzul2017. Ese mismo día a las 20h se celebrará una misa en honor del 75º Aniversario de la llegada a Lorca de la Stma. Virgen de los Dolores

Cartel Anuncio Azul 2017

La Hermandad de Labradores, Paso Azul, celebra este domingo día 26 de marzo su tradicional Anuncio. A través de este acto se proclama la participación de la cofradía en los inminentes desfiles bíblico-pasionales de 2017. El acto partirá a las 12.30 horas desde la Casa de las Cariátides, en la Calle Nogalte, donde se recogerán las banderas. Desde allí y acompañados por los sones de la Agrupación Musical Mater Dolorosa y la Banda Municipal de Música, se recorrerá la Cuesta de San Francisco, Calle Poeta Carlos Mellado, Avenida Juan Carlos I, Floridablanca, Lope Gisbert, Álamo y Corredera, hasta llegar a la iglesia de San Francisco, donde, continuando con la tradición, la Agrupación Musical interpretará algunas de sus marchas.

Cabe señalar que la modificación del recorrido se debe al 75º Aniversario de la llegada a Lorca de la Stma. Virgen de los Dolores. Aquel día la imagen pasó por la casa de los Gimeno-Mouliaá, sita en la calle Floridablanca, donde le pusieron el manto negro para más tarde trasladarla a iglesia de San Francisco.

Con motivo del Anuncio, el colectivo Jóvenes Azules pone en marcha el IV Concurso de Fotografía #AnuncioAzul2017. Participar es tan sencillo como subir a facebook o twitter fotografías del Anuncio. En el caso de hacerlo a través de twitter, el participante debe ser seguidor de la cuenta @jovenes_azules y subir las imágenes con el hashtag #AnuncioAzul2017. En el caso de utilizar facebook, el concursante tiene que ser fan de la página Jóvenes Azules y etiquetar la citada página en las fotografías con las que concurra al concurso. El plazo estará abierto desde el comienzo del Anuncio hasta las 23.59 horas del martes 28 de marzo. El ganador obtendrá 2 localidades para presenciar los desfiles de Jueves y Viernes Santo.

Misa 75º Aniversario

Más tarde ese mismo día tendrá lugar en la iglesia de San Francisco una eucaristía en honor de la Santísima Virgen de los Dolores en conmemoración del 75º Aniversario de su llegada a Lorca. Conducida por el Obispo de la Diócesis y Mayordomo de Honor de la Hermandad de Labradores, Mons. José Manuel Lorca Planes, será una cita ineludible para el pueblo azul, que podrá celebrar junto a su Madre esta efeméride tan especial.

dbd5af75-8365-4f84-9d63-7103ec8eebb8

ÚLTIMAS ENTRADAS